Inicio » Historias Locales » La oralidad en la nueva radio

La oralidad en la nueva radio

Visita a Habana Radio como parte del programa de estudiosHabía una vez… un rey deseoso de conocer su futuro. Obcecado por tener la revelación   llamó a todas las pitonisas del feudo, quienes después de LOS MUCHOS ANÁLISIS obtuvieron la respuesta: “Majestad en poco tiempo toda su descendencia morirá”. Frenético las mandó a ejecutar y buscó otro grupo de adivinos. Fue entonces que el temor los obligó a cambiar el enfoque. Y, el monarca escuchó: “Será usted el único sobreviviente de toda su familia”.

En esta historia hay una diferencia mayúscula entre lo dicho y lo que se ha querido decir. Y la retomo a raíz de la conclusión del diplomado La nueva radio, en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. Y es que  el discurso radiafónico se apega a esta verdad como a la vida misma,  por la importancia  de construir realizaciones atractivas. En tiempos de la ciberadio o la radio en internet

Los nuevos formatos discursivos del medio más extendido del mundo, están necesitados de hablar correctamente: articular las palabras, hacer las cadencias, suspensiones y anticadencias en su justa medida, interpretar lo leído, ganar en naturalidad, frescura, ser empáticos y originales. Esto, punto y aparte del timbre, es decir el sello distintivo de la voz, porque la gran mayoría puede educarse en pos de estos fines si fuera su deseo genuino. ¡Será porque la comunicación es un misterio, como considera el profe Basulto!

La lengua es dueña de la vida y de la muerte, escribió el sabio Salomón en sus proverbios. La palabra dicha, es como la oportunidad perdida, no vuelven atrás. Los errores emitidos al éter es mejor encarlos que enterrarlos. Claro, por eso siempre queda la opción de ofrecer disculpas, pero para este honroso acto se necesita valor.

Además, la oralidad no es cuestión de decir y ya. Narrar la historia urge de editar, buscar efectos, cortinas musicales, usar con sabiduría el contundente silencio. Las esencias mediáticas tendrán que ir más allá de decir por la comunidad, estarán abocadas a poner a hablar a los actores de la comunidad porque subsistir dependerá de dar la palabra a las voces protagonistas de la cotidianidad: El soldador, el cristiano, el informático, el niño. Algún día será online.

Y el reto necesita refrescar también la oralidad. Recuerdo que Ismary Barcia dijo una vez (Parafraseo) Parte importante del éxito de mi trabajo es mi dominio de los elementos básicos de locución. Y el decir y sus más bellas formas, es parte de la sonoridad.

¿Cómo será el futuro sonoro? No somos agoreros, tenemos una responsabilidad mayor. Diseñar la narrativa de la nueva radio que se asoma, en tiempos de acortamiento de periodos de cambio, donde el lead no funciona y donde los receptores, por demás con elevada capacidad dialógica, son los verdaderos generadores de contenidos.

Lo más temible es la carencia de conceptos. Sin embargo lo mejor es que todavía alcanzan los hombres y mujeres enamorados de este medio que enamora, quienes con empeño de vestal vislumbran la radio QUE HABRÁ UNA VEZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s