!Carnavales en Cruces, en octubre?

Paseo IILOS eventos festivos son parte del patrimonio cultural de un pueblo. Durante la neocolonia en Cruces, los carnavales de sociedad irrumpieron con la elección de: La flor y sus pétalos; por iniciativa de un grupo de periodistas por cierto.

Estaban también las celebraciones de los grupos sociales; los negros en el Club Moncada y los blancos en el liceo de la Colonia encuentros devenidos en suerte de azar para quienes una vez al año usaban máscaras y dejaban alguna que otra historia de amor colgada de la maxifalda y el lenguaje de los abanicos.

Cuando triunfa la revolución se estandarizan las celebraciones. Todos compartían el mismo espacio. A saber de Mayra Pina Yanez, historiadora local, fue así desde el sesenta hasta que comenzó el periodo especial, cuando hubo que decir adiós a las serpentinas, las carrozas, al suculento bocadito de carne de puerco por un peso y a aquellas jarras enceradas, que ayudaban a conservar fría la cerveza; refrescante bebida que para ser pipa era entonces un deleite al paladar.

Pero llegó la perestroika y en Cuba se cayó el edificio de la abundancia. Los carnavales pasaron a ser FESTEJOS POPULARES. Y CON LAS CARENCIAS ECONOMICAS llegaron las insuficiencias espirituales, sin embargo las decisiones arbitrarias no sé cuándo llegaron.
Sigue leyendo

La oralidad en la nueva radio

Visita a Habana Radio como parte del programa de estudiosHabía una vez… un rey deseoso de conocer su futuro. Obcecado por tener la revelación   llamó a todas las pitonisas del feudo, quienes después de LOS MUCHOS ANÁLISIS obtuvieron la respuesta: “Majestad en poco tiempo toda su descendencia morirá”. Frenético las mandó a ejecutar y buscó otro grupo de adivinos. Fue entonces que el temor los obligó a cambiar el enfoque. Y, el monarca escuchó: “Será usted el único sobreviviente de toda su familia”.

En esta historia hay una diferencia mayúscula entre lo dicho y lo que se ha querido decir. Y la retomo a raíz de la conclusión del diplomado La nueva radio, en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. Y es que  el discurso radiafónico se apega a esta verdad como a la vida misma,  por la importancia  de construir realizaciones atractivas. En tiempos de la ciberadio o la radio en internet
Sigue leyendo