Inicio » A ti » Sentir el cáncer de mama

Sentir el cáncer de mama

Sentir el cáncer de mama

Yo supe  lo que era un cáncer de mama. Pude sentirlo y palparlo. Y, temí, lloré, las piernas se me aflojaron. Sin embargo, hoy estoy aquí, en victoria. Por esa razón, motivos me sobran, para hacerte saber, a ti que te estás en línea con mi blog, que por mucha oscuridad reinante, siempre sale el sol.

Acurrucada en oración, supe que sufrir no es tan malo. Mientras sufres también tienes opciones; o dejas que se te seque el alma o eliges vestirte de soldado y sales al campo de pelea dispuesta a librar la buena batalla de la fe. La fe que sana, que limpia y salva. Te dispones a vencer adversidades y entonces tienes la fuerza de perseverar, porque a “pesar de los pesares”, aún respiras, amas, sientes, vives.

Mi primera intervención quirúrgica fue el 4 de junio de 2013. Para ese entonces Dios había hecho su obra. Había quitado, para su Gloria y Honra, otros dos tumores que un día estuvieron en mi seno izquierdo; el mismo lado del corazón. Para mí, el quirófano y la extirpación del carcinoma tuvo también un efecto termidorista.

Después del salón de operaciones, cada día fue una historia diferente. La recuperación, los mimos de mi familia, los miedos del futuro, el cariño de mi hija, de mis antiguos compañeros de aula, mis colegas de Radio Cruces, y por supuesto, mis hermanos de la fe quienes me aunaron esperanzas y sencillamente, creyeron, sin dudar.

Lo más expectante de haber tenido un cáncer de mama, no es el miedo a morir, sino todo lo que se puede padecer antes de decir adiós al mundo terrenal. Lo más duro del tratamiento es la quimioterapia, y sus estropicios con los nuevos  olores corporales, las náuseas, los vómitos, estreñimientos, y cambios fisiológicos. Es difícil verte ante el espejo…primero el cabello hirsuto, hasta llegar poco a poco a un rostro sin cejas y pestañas.

En orden psicológico, la fortaleza en estos casos, sólo proviene del Señor. Según mi experiencia también tengo consejos para hacer aligerar la quimioterapia, sin llegar por supuesto a subestimarla. Mis saberes los compartiré en la próxima publicación, pues son largos meses, donde renaces o dejas que te lleve la marea, al sentir un cáncer de mama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s